Normas de viaje Covid-19
National Ballet of Cuba: An Unthinkable Dream in the Caribbean

Ballet Nacional de Cuba (BNC): Un Sueño Impensable en el Caribe…

Última modificación: diciembre 16, 2022

Un sueño grande, convertido en realidad: la creación,en la pequeña Isla del Caribe de una compañía de ballet clásico, se celebra cada año un 28 de octubre…

Da marcha atrás el calendario que se detiene ese día del décimo mes, en 1948 y emergen en el recuerdo la trilogía de los convencidos fundadores: Alicia, Fernando y Alberto Alonso… Es fácil advertir la tensión, la expectativa, los nervios, los esfuerzos y anhelos de aquellos hombres y mujeres (algunos bailarines cubanos, los alumnos de la Escuela de Ballet de la Sociedad Pro Arte Musical, y hasta miembros del Ballet Theater de Nueva York…). Ellos serían los fundadores de lo que sería la primera compañía profesional de ballet de Cuba.

Empeño, sueño, proeza que no pocos obstáculos encontraría por el camino de los años 40 y 50. Muchas páginas que hablan del espíritu de lucha y los deseos de hacer de Alicia y su compañía, escribieron los bailarines en esos primeros tiempos, cuando en el horizonte latía una idea: desarrollar en la Isla un amplio movimiento danzario, llevar al pueblo un arte apropiado por la élite, y hacer de él un hecho netamente popular y cubano. Por plazas, estadios, teatros, el BNC, entonces Ballet Alicia Alonso, iba dejando lo mejor de sí, más allá de los impedimentos del gobierno de turno. Con las funciones populares, sembraban la tradición balletística clásica y romántica, y añadían un grano de arena a un movimiento coreográfico contemporáneo, donde anidaron las raíces cubanas y latinoamericanas. Con la creación en 1950 de la Academia Alicia Alonso, se dan los pasos para la formación de las primeras generaciones de bailarines cubanos dentro de los conceptos técnicos, estéticos y éticos de la escuela cubana de ballet, surgida de la vasta experiencia profesional de los Alonso.

Después de 1959, el arte del ballet recibió el apoyo material y espiritual para lograr sus objetivos históricos. Surgió así una escuela en la que se "mueven" no sólo el estilo inconfundible de los bailarines, sino el gusto de sus coreógrafos, las preferencias de sus profesores, la sensibilidad de sus diseñadores y músicos…, la proyección toda de su resultado escénico. Inspirada en la mundialmente célebre Alicia Alonso y surgida sobre la base de la tradición secular de la danza clásica, en su rica evolución desde el Renacimiento a las vanguardias del siglo XX, la escuela cubana de ballet -la más joven de las aparecidas en los últimos tres siglos de danza-, ha elaborado una peculiar manifestación escénica, matizada por las culturas hispana y afro que nutren las raíces caribeñas de su nacionalidad. Los grandes clásicos del repertorio internacional, creaciones neoclásicas, contemporáneas de importantes coreógrafos, cubanos y de muchos otros países, forman parte del amplio repertorio de la compañía cubana.

El sueño de Alicia y los fundadores del BNC se hizo realidad: la necesidad de llevar el ballet a las raíces del pueblo que lo nutre y a la vez sustenta, y el deber de hacer de su arte un hecho masivo. Por el mundo, la compañía cubana ha dejado su huella de cubanía en un multifacético quehacer danzario por Europa, Asia, América Latina, el Caribe, Estados Unidos y África; las presentaciones de sus figuras en las más variadas compañías internacionales, y la obtención de muchas medallas en renombrados concursos. Maîtres y profesores dejan cotidianamente sus marcas en el mundo de la danza, por cualquier lugar. Como parte de ese proceso artístico surgió, hacia 1960 el Festival Internacional de Ballet de La Habana, que cada dos años acerca lo mejor del arte danzario mundial a este país.

Setenta y un años… días, horas, segundos dedicados a un logro común, acompañada de un reconocimiento universal que la coloca entre las primeras de la actualidad. Y llevando en sus “venas” la fuerza y el genio de Alicia, Fernando, Alberto…, obra que continúan sus primeras figuras, profesores, diseñadores, ensayadores, técnicos…, y esos jóvenes bailarines que crecen en las filas del BNC. Ellos mantienen viva la llama, constituyen el relevo de una hermosa idea transformada en realidad, una proeza más de cubanía.

Toni Piñera
Author Placeholder

Toni Piñera (La Habana, 1953) – Periodista por más de 30 años del diario Granma, crítico de arte y danza, profesor de la Academia Nacional de Bellas Artes San Alejandro, curador de exposiciones de arte cubano (ex director de la galería La Acacia, La Habana), poeta.

back to top